Sala de Prensa

España podrá ejecutar las condenas que han sido dictadas en cualquiera de los países miembros de la Unión Europea, así como también tendrán efecto de reincidencia las resoluciones judiciales acordadas en los procesos penales. esta decisión aprobada el pasado viernes ante el Consejo de Ministros y esta destinada a adaptar la legislación española a la normativa europea, permitiendo intercambiar la información  de los antecedentes penales y las resoluciones judiciales del orden penal.

El anteproyecto permitirá que los Estados miembros puedan intercambiar de manera uniforme por ordenador las sentencias, la autoridad encargada de recibir y enviar dicha  información será el Registro Central de Penados de España mediante el Sistema Europeo de Información de Antecedentes Penales.

Este sistema facilitara la conexión  de los registros y permitirá a los jueces y fiscales acceder a los antecedentes delictivos de los ciudadanos de la Unión Europea, sin importar el país en el que fuera condenado. La respuesta de la información solicitada de un Estado a otro tendrá plazo de un mes.

Los países miembros reconocerán el cumplimiento de las medidas privativas de libertad o penas que permitan la ejecución de las condenas en cualquier otro país, esto hará posible que los prisioneros o reclusos extranjeros o oespañoles puedan volver a su país de origen para el cumplimiento de su condena.