Sala de Prensa

Las relaciones comerciales hoy día no deben encontrar en su salida a otros países de la Comunidad Europea un inconveniente. Organismos Internacionales como la Comisión de naciones Unidas de derecho mercantil Internacional, más conocido como UNCITRAL, se encarga de darnos los medios operativos y jurídicos para que comerciar con el extranjero ya no resulte extraño, arriesgado o más complicado que trabajar en mercado nacional.

El mayor inconveniente que surge en los inicios de las operaciones internacionales es el profundo desconocimiento de la jurisdicción y la legislación que nos va a regular. El objetivo de las nuevas medidas e instrumentos Internacionales, es el acercamiento de las empresas al entorno Europeo y proveerlas de seguridad legislativa. Es muy importante destacar que el clausulado y los contratos en general están para “ayudar y facilitar” las operaciones mercantiles. Hay que tener la flexibilidad de adaptarnos, dentro de la seguridad, a cada operación mercantil. Pero, si nos aseguramos de contar con una jurisdicción que nos sea cómoda (que no tiene que ser necesariamente la nuestra), y controlamos que conocemos la normativa que se va a aplicar a nuestra operación mercantil no debemos tener más problema con una operación en Alemania que con Toledo. Una vez ya tenemos unos mínimos establecidos, de la manera más cómoda y ágil dentro de la operación mercantil, podemos beneficiarnos de las posibilidades extra que nos ofrecen en el ámbito procesal los reglamentos Europeos, todos ellos vigentes y operativos en España.  

El primero, por su importancia, es el MONITORIO EUROPEO (Reglamento 1896/2006. En vigor en España desde el 12/12/2008: Muy útil para deudas transfronterizas mercantiles no controvertidas. Una vez le llega al deudor el requerimiento tiene un plazo de 30 días desde la notificación para impugnarlo, si no lo impugna el procedimiento pasa directamente as ejecutivo por el juzgado de destino.

En segundo lugar, podemos contar también con el PROCEDIMIENTO DE ESCASA CUANTÍA (Reglamento 861/2007). En vigor desde 1 de Enero de 2009. Este proceso sólo es para deudas transfronterizas (con un estado miembro es suficiente) de escasa cuantía: han de ser inferiores a 2.000 € de principal (excluidos intereses y costas). El deudor, como en el procedimiento monitorio, tiene 30 días para contestar. La gran ventaja de este proceso es que nos permitirá, con la sentencia favorable en nuestra mano, solicitar un certificado para que podamos ejecutar en cualquier estado miembro.

Y ya por último, tenemos el TÍTULO EJECUTIVO EUROPEO (regulado en el Reglamento 805/2004): Para solicitar este titulo debemos cumplir 3 condiciones: Que se trate de créditos no impugnados, que el crédito sea ejecutivo en el país de origen, y que no incumpla el Reglamento 44/01 relativo a la competencia judicial, el reconocimiento y la ejecución de resoluciones judiciales en materia civil y mercantil

La mayor ventaja y fuerza de este titulo es que se puede presentar simultáneamente en cualquier país comunitario.

El conocimiento de que existen estas posibilidades es el punto de partida para una Europa realmente abierta y segura jurídicamente así como para establecer un punto de competitividad en favor de los países que integran la Comunidad Europea.

 

Dª Inmaculada C. Juárez
Directora general

Juárez Bufete Internacional, S.L.P.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *