Corporate Defense

Servicio para la implementación en empresas del CORPORATE DEFENSE.

Se trata de un sistema efectivo de buen gobierno y prevención de delitos que permite, además de minimizar el riesgo de imputación penal, evitar muchos delitos en los que la propia empresa puede verse afectada como responsable civil subsidiario o condenas a los Consejeros, Directivos y administradores por aplicación de la doctrina de la responsabilidad “in vigilando”. Así, en el evento de una investigación penal, sitúa a la empresa no como entidad sospechosa sino como empresa colaboradora de la investigación penal.

Los distintos protocolos relativos a la CORPORATE DEFENSE se determinan en función de la actividad y organización de la empresa, evaluando los riesgos penales de dichas actividades empresariales.

Se trata de un proceso trifásico que conllevaría las siguientes actuaciones:

1ª FASE: 

Auditoría

1) Identificación de los procesos de la empresa susceptibles de riesgo.

2) Análisis y determinación de los modelos de actuación:

2ª FASE:

Determinación de protocolos de gestión

3ª FASE:

Mecanismos de cumplimiento efectivo

– Implementación de medidas específicas que garanticen el cumplimiento del modelo.